Día 11: La paradójica vida del INFJ

Hay algo a lo que llaman “la paradoja INFJ”, y es un término utilizado para referirse a las contradicciones que esta personalidad tiene que incluso muchas ocasiones hace que ni ellos mismos se entiendan.

Básicamente, la paradoja se puede explicar como la lucha entre sus dos funciones cognitivas predominantes. Por un lado la Intuición Introvertida (Ni) como función primaria, hace que el INFJ necesite estimular su mente en privado, mediante ideas y teorías que forman patrones; pero por el otro lado, la función auxiliar es el Sentimiento Extravertido (Fe), y esta hace que el INFJ busque emoción externa e interacción para contribuir a la intuición. En otras palabras, esto quiere decir que la estimulación que un INFJ necesita es mixta, no podrá lograr llegar a su máximo potencial sin estos dos factores: lo interno y lo externo, ni se sentirá completo si no cuenta con ambos.

El INFJ en momentos luchará por estar a solas para recargarse y analizar ciertos asuntos de interés personal, pero en otras ocasiones luchará por encontrar interacciones significativas o formar parte de un grupo afín.

Los INFJs son personas que pueden descubrir la verdadera esencia de la gente y hace que los demás se sientan comprendidos, pero luchan con abrirse ellos mismos y rara vez se sienten comprendidos. Alientan a otros a mostrarse sin reservas, pero ellos mismos tienen miedo de que ciertas partes de su historia sean incomprendidas o juzgadas.

También experimentan ideas contradictorias sobre la humanidad. Su lado idealista hace que vea a la gente con esperanzas de sus buenas intenciones y del potencial de cambio que tienen, pero su percepción y lógica les hace ver sus partes más oscuras, la crueldad y el dolor. Suelen enojarse y decepcionarse de la humanidad y después volver sentir compasión y esperanza. Pueden pasar de un estado del más puro optimismo a uno de total pesimismo.

Otro aspecto de la paradoja consiste en la lucha entre lo lógico y lo emocional. Se dice que los INFJs ocupan el hemisferio izquierdo y el derecho del cerebro de manera proporcional, ninguno de los dos es predominante. Un INFJ puede ser estructurado y artístico a la vez, concreto y abstracto. Y la paradoja también se hace presente en la toma de decisiones, se convierte en algo muy complejo, porque se hace necesario analizar cada aspecto tanto lógico como emocional. Para decidir algo no es suficiente con que sea una decisión lógica, idealmente también debe sentirse bien. Los INFJs pueden parecer personas inseguras mientras están analizando sus opciones, pero cuando ya han tomado una decisión, será muy difícil que alguien pueda mover su voluntad.


(La información de esta publicación la conseguí en INFJ – Human Paradox – Walking Contradiction [THEBARRACUDA57] y personalitygrowth.com)

Esta publicación es parte de la serie: El Mundo INFJ. Entra aquí para ver más contenido de la misma serie.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: